viernes, 28 de abril de 2017

6 MOTIVOS PARA EVITAR UN DIVORCIO CONTENCIOSO

Delia María Rodríguez Rodríguez, Abogada y Mediadora. 27 Abril, 2017
Como bien sabéis una de nuestras máximas como profesionales del derecho de familia es el evitar a toda costa el acudir a un procedimiento contencioso. Para ello, utilizamos todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, como la mediación de conflictos y las negociaciones extrajudiciales, amén de grandes dosis de paciencia y mano izquierda.
El intentar evitar a nuestros clientes este tipo de procesos no es baladí. Consideramos que cuando hablamos de relaciones familiares pesa sobre nosotros, los abogados de familia, una obligación profesional y ética a la hora de enfocar las posibles soluciones a los conflictos que presentan los clientes, en los que prácticamente siempre existen niños de por medio. Es por ello que un divorcio contencioso con hijos debe ser nuestra última opción, pues las consecuencias en demasiadas ocasiones son devastadoras para todos los miembros de la familia.
Continuando con nuestra guía “12 CONSEJOS PARA UN DIVORCIO SENSATO”:  
¿CUALES SON LOS 6 MOTIVOS PARA EVITAR UN DIVORCIO CONTENCIOSO CON HIJOS?
 1.- LOS COSTES ECONÓMICOS:
Desde luego no es el motivo más importante por el que evitar un divorcio contencioso con hijos, pero debemos tenerlo en cuenta. Cuando abrimos esta puerta, cualquier coste se va a disparar, puesto que los honorarios de los abogados son mucho más elevados que en un divorcio de mutuo acuerdo y, además, cada una de las partes necesitaréis una representación legal que deberéis costear en exclusiva.
Además, existen otro tipo de gastos añadidos en un divorcio contencioso con hijos, como los honorarios del procurador (que es obligatorio), los cuales también serán más elevados que si solucionáis todo amistosamente. También cualquier otro profesional al que tengamos que acudir como Notarios, Peritos de todo tipo, Detectives Privados, etc.
2.- LOS COSTES EN TIEMPO:
Los costes en tiempo son incalculables, no tienen precio. Actualmente la falta de medios en los Juzgados, y la sobrecarga de trabajo de los mismos, hacen que manejemos tiempos de espera de más de 6 meses desde que interponemos una demanda hasta que se celebra el Juicio. Si además solicitamos como prueba que la unidad familiar sea valorada por el Equipo Técnico adscrito al Juzgado, la demora es mucho mayor, pues existen interminables listas de familias aguardando a ser entrevistadas por los profesionales.
Por supuesto, durante todo este tiempo la tensión irá en aumento, máxime si se mantiene la convivencia entre los progenitores, y la coordinación de las obligaciones parentales podría convertirse en una auténtica odisea hasta en lo más sencillo y rutinario.
3.- LOS COSTES EMOCIONALES:
Si los anteriores son difíciles de cuantificar, los emocionales aún menos. Cualquier divorcio contencioso con hijos conlleva altísimos niveles de estrés que muchas veces provocan ansiedad en los clientes. Las consecuencias a nivel salud a veces son tan elevadas que cuando termina el proceso, aun cuando la sentencia es favorable al cliente, siente una inquietante sensación de insatisfacción e infelicidad.
Y es que cuando hablamos de procesos de familia, no hay ganadores, solo perdedores.
4.- LOS DAÑOS EN LAS RELACIONES FAMILIARES:
Durante el tiempo que dura un proceso de divorcio contencioso los hijos son siempre quienes se llevan la peor parte. Pero para los padres y madres también resulta perjudicial el hecho de acabar tarifando con el otro, pues a veces olvidamos que los hijos nos unen de por vida. La familia no se rompe tras una separación, simplemente se transforman las rutinas y las relaciones, pero no tiene porqué ser traumático para nadie si lo gestionamos correctamente.
Desde luego, tras un procedimiento contencioso será mucho más difícil normalizar y equilibrar las relaciones entre los progenitores, pues en caliente se hacen y dicen muchas cosas de las que luego nos podemos arrepentir. Heridas difíciles de sanar. Y esto afecta inevitablemente a los niños, quienes siempre estarán en medio y, muchas veces, se ven obligados a posicionarse.
La única forma de velar por los intereses de los menores es aparcar los egos y sentarse a dialogar.
Por otro lado, resulta comprensible que pasar de estar con los hijos 365 días del año, a estar con ellos 12 días al mes y horas sueltas, no permite establecer una relación natural y fluida con ellos. Esto es innegable.
Este es el motivo por el que siempre os decimos que los convenios reguladores, incluso las sentencias, deben estar en un cajón, solo por sí las cosas se ponen feas y os es imposible entenderos. Lo idóneo, es que vosotros mismos gestionéis las relaciones con VUESTRA FAMILIA, velando por conservar y cuidar los lazos afectivos entre todos los miembros que la componéis.
5.- CONSECUENCIAS A MEDIO PLAZO EN LOS NIÑOS:
Hay quien quiere obviarlo, pero es una realidad. Los niños sufren cuando las separaciones son erróneamente gestionadas, convirtiendo una etapa vital en una batalla campal donde alguien siempre sale herido.
Discutir delante de ellos, manipularles directa o indirectamente en contra del otro, utilizarles como moneda de cambio en la lucha por los intereses personales de los adultos, obligarles a tragar con las segundas parejas sin dejar reposar la nueva situación, el hacerles pasar por un proceso contencioso en el que serán explorados… 
¿De verdad es tan difícil sentarse a hablar para evitar todo esto?
Desde luego la elección del abogado de familia será clave a la hora de gestionar la separación de la forma menos traumática para tus hijos. Pero la mayor responsabilidad radica en los progenitores, en cuyas manos está solucionar todo esto de la forma más beneficiosa para los niños.
De lo contrario, las consecuencias pueden ser devastadoras. Desde hijo que pierden la relación con uno de sus progenitores, hasta hermanos que dejan de hablarse porque cada uno se posiciona con su madre o padre. Y después llega la adolescencia, donde todo explota y empiezan a asomar las consecuencias de lo vivido años atrás.
Ni la mejor de las sentencias puede compensar todo esto.
6.- LA INEXTISTENCIA DE SOLUCIONES INMEDIATAS NI PERSONALIZADAS:
Acudir a un divorcio contencioso cuando existen hijos de por medio implica que, como hemos expuesto, tendrás que esperar cerca de 1 año hasta que tengas entre tus manos la resolución judicial que regirá TUS relaciones familiares.
Nadie te garantiza que el resultado sea el esperado. Los procedimientos contenciosos no son la panacea y, desgraciadamente, en muchas ocasiones comprobamos como no se tiene en cuenta el caso concreto, imponiéndose soluciones tipo que no encajan en todas las familias.
Nadie mejor que vosotros, los padres, para decidir como queréis que sean las relaciones con vuestros hijos y entre vosotros durante los próximos, ¿20, 30 años? Pues os recuerdo que con la mayoría de edad de los hijos no acaban los problemas. Un hijo es para toda la vida y, como bien sabéis, lastimosamente hoy día cada día se independizan más tarde.

Por todo lo expuesto, mi recomendación como abogada de familia siempre irá encaminada a la gestión amistosa de conflictos familiares. Pues el mejor servicio que puedo dar  mis clientes, solucionar sus problemas de la forma más rápida y cordial posible, pensando siempre en el bienestar de lo más importante de sus vidas: los niños.

Alienación Parental,(SAP) síndrome que presentan los hijos después de un divorcio

Llega a provocar que el niño tema o rechace al padre del cuál no está bajo su custodia.
Esta situación lesiona los derechos de los hijos
El Debate, 24.04.2027, Con información de Guia Infantil / Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
En la mayoría de las ocasiones los más afectados por un divorcio llegan a ser los hijos, debido a que tienen que alejarse por ciertos lapsos de tiempo de 1 de sus 2 padres.
Sin embargo, una problemática mayor se puede presentar más adelante; cuando se presente el síndrome de Alienación Parental o SAP.
¿Qué es la Alienación Parental?
Es la conducta del padre o madre que, derivado de un proceso de separación o divorcio, conserva bajo su custodia a su hijo.
Aprovechando estas circunstancias para provocar que el niño tema o rechace al padre del cual no está bajo su cuidado, ocasionando en la mayoría de las ocasiones ciertas afectaciones psicológicas.
Signos de alerta de alienación parental en los niños:
Insultar o hacer menos al otro padre frente al hijo, mencionando constantemente problemáticas de pareja que no tienen nada que ver con el vínculo parental.
Evitar el derecho de convivencia de los hijos con el otro progenitor.
Subestimar o ridiculizar los sentimientos de los niños hacia el otro progenitor.
Festejar cualquier comportamiento despectivo o de rechazo hacia el padre que se encuentra ausente.
Utilizar mentiras para crear una imagen negativa del padre ausente.
En ocasiones uno de los padres busca crear una imagen negativa del otro.
¿Por qué es importante prevenir la Alienación Parental?
Lesiona los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes.
Es una forma de violencia psicológica.
Provoca el distanciamiento físico y emocional de las familias.
Puede generar actos de mayor violencia.
¿Que hacer ante Alienación Parental?
Reconocer el problema.
Buscar apoyo especializado.
Desmintificar la idea de que los hijos son propiedad de los padres.
Evitar que los intereses personales prevalezcan sobre los derechos de los primogénitos.
Favorecer la convivencia de los hijos con ambos padres.
Solicitar apoyo de las autoridades competentes.
Nota: 25 de Abril Dia Internacional contra el Sindrome de Alienación Parental.
-->

¿Cómo manejar los romances en tu oficina?

El amor entre compañeros de trabajo sucede y, como jefe, debes estar preparado para que estas situaciones no afecten la productividad ni el ambiente laborar. Aquí te damos algunos tips.
Sandra Hernández,  CIUDAD DE MÉXICO.- 14.02.2017
El amor está en el aire y aunque empleados felices son más productivos, los romances en la oficina pueden afectar la labor no solo de los involucrados, sino de todo tu equipo.
En una encuesta realizada por el portal de empleo Trabajando.com entre mexicanos, 84 % afirmó que que no tiene, ni jamás tendría un romance en la oficina, mientras que 7 % no la tiene, pero no le importaría tenerla, 6 % sí la tiene y aún continúa el romance y 3 % sí lo tiene y no oculta u ocultó la relación.
Si te enfrentas a esta situación actualmente entre tus empleados o quieres estar preparado, ten en cuenta estos puntos:
Las reglas
“La Ley Federal del Trabajo no establece como causal de despido el hecho de que exista una relación afectiva entre empleados, siempre y cuando se cumpla con los lineamientos de la cultura organizacional y las metas establecidas”, detalló Margarita Chico, directora general de Trabajando.com México.
Es decir, que las regulaciones sobre si está o no permitido el romance en tu oficina deben surgir de tu empresa. Según la encuesta del portal, en 64 % de las empresas no están permitidos, 13 % de los trabajadores no sabe cuál es la política de su empleador, en 13 % si están permitidos y 10 % de los encuestados no tienen trabajo actualmente.
Si aún no tienes una política definida tienes varias opciones:
-Puedes prohibir las relaciones amorosas en la oficina.
-Puedes permitirlas, siempre que se informen a los superiores.
-Puedes permitirlas entre ciertas personas, por ejemplo, entre empleados del mismo nivel, pero no entre jefes y subordinados.
Difunde la información
De nada sirve que tengas una política establecida si ésta no es conocida por todos tus trabajadores, así que asegúrate de que la información esté plasmada por escrito, que sea fácilmente entendible y accesible y que se difunda.
Da seguimiento
Pese a que tengas reglas establecidas, pueden surgir problemas entre los enamorados o con sus compañeros de trabajo. Por ello, debe estar establecido un mecanismo para tratar los problemas que surjan, que incluya pláticas con los involucrados y tu departamento de recursos humanos.
Entre los encuestados por Trabajando.com, 60 % dijo que no le molesta cuando ven un romance entre compañeros o jefe en la oficina, y 32 % manifestó que sí le molesta porque esas cosas no corresponden al trabajo.
Cierra la puerta al acoso
Según la Ley Federal de Trabajo, el hostigamiento implica el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, a través de conductas verbales, físicas o ambas. Mientras que el acoso sexual es una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima.
Sin importar cuál sea la política, asegúrate de capacitar a todos tus empleados sobre qué constituye el acoso y el hostigamiento laboral, cómo reportarlo y cuáles son las consecuencias.
Manténte informado
Establece un canal de comunicación abierto con tus empleados, de modo que puedan hablar contigo no solo sobre su vida laboral, sino también sobre su vida personal. Pero ten siempre en cuenta que es decisión del trabajador el compartir información, así que no presiones.
El peligro de la rigidez
Si decides prohibir totalmente las relaciones, no esperes que dejen de ocurrir por decreto. Lo más probable es que sucedan, pero la necesidad de mantenerlas en secreto puede tener un mayor impacto en la productividad que el permitirlas.
¿Y si el amor se acaba?
Si te enfrentas al rompimiento de la relación entre 2 empleados, lo mejor es ser directo. Habla por separado con cada uno de los involucrados para dejarles claro que no pueden dejar que lo que ocurre en su vida personal impacte en su labor como profesionales.

jueves, 27 de abril de 2017

UPV: Investigación sobre el Divorcio

Estimado/a,

Me dirijo a uds como investigadora de la Facultad de Psicología de UPV-EHU, para solicitar su colaboración en el estudio titulado: “Análisis de las causas de ruptura de la convivencia y su relación con el bienestar psicológico de las personas separadas-divorciadas”. Dicha investigación pretende identificar los factores que afectan a las rupturas de pareja con el fin de actuar sobre ellos, para mejorar la calidad de las relaciones.
Su colaboración consistiría en facilitar o colocar en su blog el siguiente link https://www.encuestafacil.com/RespWeb/Qn.aspx?EID=2237050 donde se encuentran unas serie de preguntas, para que las personas que deseen participar puedan responder de una forma totalmente anónima.
Muchas gracias de antemano,
Ana Collantes Mora
Tfno.: 695846970/ 94 499 72 15 E-mail: anacgac@gmail.com
Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico. 
Facultad de Psicología Universidad del País Vasco. 
Avda. Tolosa 70, 
20018, Donostia-San Sebastián.

CEMIN edita un cómic que ayuda a los niños a entender las consecuencias de las rupturas familiares

Winkels Abogados, 25-04-2017
La Confederación por el Mejor Interés de la Infancia, CEMIN, ha presentado una campaña de sensibilización y protección de la familia y la infancia, basada en un cómic del que ya os habíamos dado información. Se trata de “Marta y Pablo tienen que ir al juzgado”, de José Aguilar, que sirve para asesorar a los hijos en caso de divorcio, cuando deben acudir a los juzgados y eliminar sus miedos..
Isabel Winkels, Vocal coordinadora de CEMIN y Presidente de la Sección de Familia de ICAM, considera que este cómic sirve “para dar respuestas a los niños y como guía a los padres para ayudar a sus hijos”.
Aqui tienes el comic.

¿Que es la Patria Potestad y la Custodia de los hijos menores?

Beatriz Ruiz, abogada, LEON | 26.04.2017
Una de las cuestiones que más interés suscita en las consultas jurídicas relacionas con crisis matrimoniales en las que hay hijos menores es: ¿qué es la custodia?, ¿qué tipos de custodia hay?, ¿en qué se diferencia de la patria potestad? y por último ¿quién dice cómo debe gestionarse en la práctica la custodia compartida? 
Partiremos de una definición corta, personal y visual que nos ayude a diferenciar patria potestad de custodia. Imaginemos un circulo grande en el que hay dentro uno más pequeño. Pues bien, el círculo grande es la patria potestad entendida como todos los derechos y deberes que los padres tenemos en relación con nuestros hijos menores (no emancipados). Dentro de nuestro circulo grande, está este otro más pequeño, la guarda y custodia, entendida como el cuidado cotidiano de los mismos. (art. 154 y siguientes del Código Civil).
La patria potestad casi siempre es compartida  y es indisponible (y digo que casi siempre, porque hay situaciones graves que pueden llevar al Juez a acordar que se atribuya en exclusiva a uno de los progenitores, pero en estas no entraremos hoy). Por lo tanto ambos padres tiene el derecho y el deber de ponerse de acuerdo para decidir sobre las cuestiones importantes en la vida de sus hijos: sobre si hacen la comunión, va a un cole o a otro, cambian de ciudad, o sobre si les operan o no. En caso de desacuerdo, decidirá el Juez por ellos.
En relación con la quién y cómo se desarrollará esta guarda y custodia, pues, nuevamente, acudimos al auxilio del los Jueces si los padres no se ponen de acuerdo. Ellos decidirán si de la misma se atribuye a uno solo (monoparental), o si la van a ejercer de forma conjunta (custodia compartida).
La forma en la que se desarrolla la custodia monoparental va asociada a un régimen de visitas a favor del progenitor no custodio. Este régimen se fija en función de las necesidades de los niños, la disponibilidad de quien visita, y sobre todo, de lo que quiera y pida el que lo solicita.
Para la custodia compartida tenemos la posibilidad de imaginar más, existen custodias compartidas por semanas, por quincenas, por meses, con pernocta, sin ella….en fin, un ejercicio de adaptación de las necesidades de los niños a las posibilidades de los padres. Sobre todo, lo que prima es intentar continuar con las rutinas familiares, darle peso a la forma en la que ya se venía relacionando la familia para que cambien las menores cosas posibles y los peques se adapten lo mejor posible a esta nueva forma de relaciones familiares. En la forma en la que va desarrollarse la custodia compartida mandáis vosotros si ambos estáis de acuerdo, o decidirá un juez si no lo estáis.
A veces la linea es tan fina que hay custodias compartidas que se parecen a regímenes de visitas, pero también hay regímenes de visitas que se parecen a custodias compartidas, la diferencia solo es el nombre y la implicación.(......)
Nota: La Custodia de los menores es un tema fiscal, de Hacienda: Quien tiene la Custodia se desgrava por los menores. Dado que la responsabilidad de los hijos es un tema de Patria Potestad. En el Siglo XXI es necesario actualizar el lenguaje jurídico: Patria Potestad como Responsabilidad Parental, etc...

miércoles, 26 de abril de 2017

Más ruido alrededor del divorcio: ¿Coordinador de la Parentalidad?

Ángel Dolado es titular del Juzgado 6 de Familia de Zaragoza y decano en funciones de los Juzgados de Zaragoza.
¿Por qué apuesto por el coordinador de la parentalidad?
Ángel Dolado, 25 Abril, 2017
La forma en cómo se gestiona la ruptura de pareja y el tipo de relaciones que los miembros de la familia mantienen tras la separación son la piedra angular determinante del bienestar de los menores. Si se realiza de manera racional, pensando en los hijos, garantizándoles el derecho a seguir manteniendo una relación sana y satisfactoria con ambos progenitores, la separación no  deja tanta afección.
Lo contrario pone en riesgo la salud física y psíquica de los hijos.
La ruptura de pareja conlleva un conjunto de consecuencias:
– Efectos psicoemocionales: ansiedad, estrés y depresión que precisan atención psicológica.
– Cambios en la situación económica con disminución de ingresos y aumento de gastos, en detrimento de las posibilidades educativas de los hijos.
– En la custodia simple hay aumento de las responsabilidades del progenitor custodio, por lo que se aconseja que ambos padres asuman su responsabilidad en el cuidado, crianza y educación de los hijos.
El ejercicio de la coparentalidad obliga a ambos a responsabilizarse y participar en el desarrollo y bienestar de los hijos en igualdad de condiciones.
La ruptura se puede resolver de forma consensuada, o contenciosa en procesos judiciales que producen consecuencias perjudiciales para la familia.
La implantación legal de la custodia compartida preferente está generando una gran preocupación e incertidumbre porque no sabemos qué ocurre durante la ejecución de las sentencias.
En Cataluña (Ley 25/2010 de 29 julio), en País Vasco, Galicia y en países como Australia, Canadá y EEUU se está apostando por el coordinador de parentalidad, avalado por prestigiosas asociaciones en derecho de familia y psicología como la Asociación Española de Abogados de familia y Sociedad Española de psicología jurídica y forense.
La coordinación de parentalidad es un proceso centrado en los niños mediante el que un profesional con formación y experiencia en mediación, asiste a progenitores en situación de alta conflictividad a implementar su plan de parentalidad, ayudándoles a resolver oportunamente sus disputas, educándoles sobre necesidades de hijos, tomando decisiones conforme a las condiciones establecidas en sentencia.
No es confidencial ni voluntario para los padres, se puede imponer judicialmente conforme al interés superior del menor.
¿En qué conflictos interviene?
El coordinador parental interviene en conflictos persistentes, abuso de sustancias, salud mental o de conducta en progenitores, violencia familiar o de género, cuando un progenitor intenta limitar o impedir el contacto de los hijos con un progenitor o cuando pretende alterar el vínculo materno/paterno filial.
Sus funciones son: guiar a progenitores a actuar conforme al mejor interés de los hijos, controla el cumplimiento del plan de parentalidad, media y arbitra cuando existe controversia, enseña a llevar a cabo la coparentalidad positiva, proporciona educación parental, disminuye el conflicto familiar y pacifica las relaciones familiares.
Además, es eficaz para el sistema judicial porque reduce las denuncias penales, disminuye el número de comparecencias judiciales, reduce la carga de trabajo e intervenciones de servicios externos como punto de encuentro familiar, centro de ayuda e integración familiar e incrementa la satisfacción laboral de los operadores jurídicos.
Esta figura no requiere cambios legislativos, se ampara en los art. 158 Código Civil, 10 del Código de Derecho Foral de Aragón y 118 de la CE.
Exige profesionales expertos acreditados en mediación, psicología terapéutica, educación y trabajo social, etc.
Apuesto claramente por esta figura ya que su autoritas puede venir en los casos judicializados por el mandato del juez y, en supuestos extrajudiciales,  se la conceden los progenitores con documento escrito.
Estas soluciones hemos de enmarcarlas en una mejor sostenibilidad social porque disminuye ingentes fondos públicos en sanidad, psiquiatría, educativos, judiciales, adicciones, y pacifica el entorno familiar. La mejora que provocan estos planes incide directamente en la calidad de vida de familias en crisis y se extiende como un bálsamo sobre la piel irritada por toda la sociedad para cicatrizar las numerosas heridas provocadas por el odio, el egoísmo, el ánimo de venganza y la indiferencia.
Como dice el médico y filósofo Albert Schweitzer: mientras el círculo de la compasión no abarque a todos los seres vivos, el hombre no hallará paz por sí mismo.
Nota: Hay que seguir viviendo del divorcio, hay que crear nuevos nichos laborales sin ver su eficacia: La Mediación en España es un Fracaso. Luego es de risa el perfil profesional que se persigue. Más ruido para no cambiar la actual ley sobre el divorcio a nivel nacional o autonómico. En un divorcio, los que se separan son los PADRES.