lunes, 29 de agosto de 2016

Calendario escolar 2016-2017 por Autonomías

calendario escolar del curso 2016-2017

¿cuándo empieza el cole y cuáles serán las vacaciones?

Dentro de pocos días arranca el curso escolar 2016/2017. En los ciclos educativos de educación infantil, primaria, secundaria, Formación Profesional y bachillerato son las comunidades autónomas las que decretan el principio y final de las clases, así como los periodos vacacionales. Además, los días 12 de octubre, 1 de noviembre, 6 de diciembre, 8 de diciembre, y 1 de mayo son no lectivos en todo el Estado, así como las fechas de las festividades autonómicas y locales correspondientes.
Las comunidades, además, tienen capacidad para decretar días no lectivos adicionales, o delegar las fechas de inicio del curso en las autoridades locales (caso de la región de Murcia) o provinciales (Andalucía).
En algunas como Navarra, Euskadi o Cataluña los propios centros docentes tienen capacidad para decretar jornadas no lectivas adicionales, y Cantabria ha fijado 2 semanas completas de vacaciones en otoño y primavera.
Las comunidades se han ordenado por población. 
Aquí puede encontrar acceso directo a los calendarios de:
 AndalucíaCataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, Castilla y León, EuskadiCanarias, Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Aragón, Baleares, Extremadura, Asturias, Navarra, Cantabria y La Rioja.

El divorcio en el Pais Vasco: 1981-2016



Desde 1981: Lo que Dios une, la ley lo puede separar.

Desde que hace 35 años entrara en vigor la Ley del Divorcio se han registrado cerca de 3 millones de rupturas matrimoniales. Pero el largo y tortuoso camino hacia la normalización no se produjo hasta 2005 con la versión exprés que adecuó la norma a las necesidades sociales

Nekane Lauzirika - Domingo, 28.08.2016 -

El Estado español es el 2º país de la UE donde se producen más divorcios. ¿Motivos?

PARECE una ley del siglo pasado. De hecho lo es tanto por fechas como por implantación social, pues muy pocos quisieran ubicarse en la situación de años anteriores a 1981 cuando lo que Dios unía nadie podía desatar. Pero cuando la espita del divorcio se abrió la normalidad se instaló entre nosotros y 35 años después conjugar matrimonio y libertad personal, aunque siga siendo complicado, es mucho más fácil que antes.

Las leyes siempre van por detrás de la realidad social. Así ocurrió con la Ley del Divorcio de la que se acaba de cumplir 35 años de su aprobación. Fue en junio de 1981 cuando Francisco Fernández Ordóñez, ministro de Justicia de Unión de Centro Democrático (UCD), enfrentándose a la presión de los sectores más reaccionarios de su partido y a la retrógrada cúpula de la Iglesia Católica, logró sacar adelante, contra viento y marea, la ley que equiparaba al Estado español a la Europa del progreso. Pero, sobre todo, ponía fin al sufrimiento de miles de hombres y mujeres que vivían en un limbo legal, “porque habían roto sus matrimonios años e incluso décadas atrás y rehecho su vida sin poder formalizar su situación”, explica la abogada Miren Jesús Real. “Por tanto obedeció a una urgente demanda social”.

Comunistas, socialistas y nacionalistas fueron claves para que el Parlamento español aprobara la norma del socialdemócrata Fernández Ordóñez con el respaldo de 102 votos a favor, 22 en contra y 117 abstenciones. “Para la derechona instalada en el poder fue un auténtico trauma que saliera adelante la ley, pero la presión de los movimientos feministas, de los colectivos de abogados, sindicatos, partidos y la necesidad de aparentar modernidad de cara a Europa hizo posible que España tuviera su ley de divorcio; la situación era insostenible; no les quedó otra que aprobarla”, añade Blanca Estrella Ruiz.

La presidenta de la Asociación feminista Clara Campoamor fue la 1ª mujer en obtener la separación en Bizkaia. “El 8 de marzo de 1981”, aunque no consiguió el divorcio hasta 10 años después. “Nos separamos de mutuo acuerdo y no lo solicitamos porque no lo necesitamos hasta que mi ex volvió a casarse 10 años después; entonces lo pedimos sin problema alguno”, dice Blanca Estrella Ruiz echando la vista atrás.

culpabilidad. 
Actualmente divorciarse -al menos sobre el papel- es un trámite sencillo y rápido, pero al principio para lograrlo había que culpabilizar a una de las partes. El proceso era lento, largo y con frecuencia con denuncias o razonamientos falsos. Además la pareja debía de certificar que llevaba 2 años sin convivir. “Los comienzos fueron muy complicados; en mi caso razoné incompatibilidad de caracteres y tuve suerte porque el motivo fue aceptado; otros muchos jueces echaban para atrás esta prueba”, recuerda.

Los contrarios a la Ley del Divorcio no se cansaban de airear en los medios de comunicación que su aprobación dispararía las separaciones. “La realidad fue bien distinta; se produjeron muchas menos de las esperadas. Eso sí, hubo cantidad de juicios de gente que tenía que presentar pruebas falsas; se volvían locos buscando testimonios para que los jueces vieran causa de divorcio; los abogados también teníamos nuestra dificultad añadida para hallar alegatos que no venían en la ley y para que sus señorías dieran el visto bueno; los letrados pedían y los magistrados concedían, así se fue avanzando hasta que se admitió -como tenía que haber sido desde el principio- que si tú ya no quieres a una persona es suficiente motivo para demandar el divorcio”, explica la abogada y mediadora Miren Josune Real.

versión exprés.
Así y todo tuvieron que pasar 24 años -hasta 2005- para que la Ley del Divorcio cambiara y se adecuara a las nuevas necesidades de la sociedad y de los matrimonios actuales. “Fue con la versión exprés por la que solo se precisan 3 meses para divorciarse tras haberte casado cuando la situación se normalizó; con esta modificación no es necesario pasar por la separación y si además es de mutuo acuerdo tampoco por los tribunales ni hacerse con los servicios de abogados y procuradores”, explica la mediadora.

Actualmente en el Estado español se producen alrededor de 7 rupturas por cada 10 matrimonios; el nº de personas separadas y divorciadas se ha multiplicado en una década alcanzando al 6% de la población adulta, un ratio superior a los países de nuestro entorno. 
Según el último informe del Instituto de Política Familiar (IPF), desde que entró en vigor la Ley del Divorcio ha habido 3 millones de rupturas matrimoniales. “La norma fue un hito de la democracia”, sostiene Real. “La anterior databa del año 32, promulgada por la II República, que fue derogada por el Régimen franquista. Para mucha gente a la que no le salieron las cosas como esperaban, no poder divorciarse les supuso un calvario; los que podían se marchaban del país; los que no, aguantaron amargamente durante décadas”, relata la abogada con una dilatada experiencia en esta materia procesal.

convivencia tóxica.
Azucena, una pizpireta octogenaria de Donostia, fue de las 1ªs vascas en divorciarse en el 81. “Me había casado jovencísima con el ‘hombre de mi vida’, pero aquello empezó a hacer aguas muy pronto. Nacieron los niños y el príncipe azul dejó de serlo. No habían llegado los 60, pero a pesar de las presiones familiares para que aguantara con él decidí independizarme; dentro de lo que cabe la separación fue civilizada. Yo quería romper el vínculo, aunque no rehice mi vida sentimental”, relata.

Azucena se puso a trabajar fuera del hogar, al tiempo que recobró los libros. “Me forme en FP y esto posibilitó que tuviera mi independencia económica, clave en aquellos años y ahora para que las mujeres podamos decidir sobre nuestro futuro”, añade sonriente, al tiempo que dice no entender a las mujeres que aguantan carros y carretas por los hijos una convivencia que les mina la salud física y mental. “Precisamente los vástagos tienen que ser un aliciente para salir del infierno que puede suponer un mal matrimonio. Ahora no hay excusa”, sentencia por experiencia propia.

En Euskadi, en el 1º trimestre de 2016, según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se iniciaron 771 divorcios de mutuo acuerdo, un 11,1% menos que en ese mismo periodo en 2015, mientras que los divorcios contenciosos descendieron cerca de un 7% (439 casos). “Tal vez la crisis tenga algo que ver con ello”, dicen las expertas.

domingo, 28 de agosto de 2016

PP & C´s: 150 compromisos para mejorar España


BLOQUE II. SOCIEDAD DEL BIENESTAR Y DEL CONOCIMIENTO.

F. Conciliación y familia

68.Impulsar las reformas legales necesarias para incorporar en nuestro Código Civil la custodia compartida como modalidad más deseable en el caso de separación o divorcio, haciendo prevalecer el interés superior del menor, recogiendo la doctrina

del Tribunal Supremo y siguiendo las directrices de la convención de Naciones Unidas sobre los derechos del niño. 

69.Suscribir el Pacto de Estado por la Infancia impulsado por UNICEF. Incrementar la inversión en infancia hasta equipararla a los países de nuestro entorno y aprobar una Ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia para salvaguardar los derechos y la integridad física y moral de los niños y niñas y actuar contra la violencia y abusos que sufren.

70. Aprobar una Ley de Protección Integral frente a la Violencia Intrafamiliar, con presupuesto suficiente que permita prevenir y detectar situaciones.

I. Promoción de la igualdad.

Avanzaremos en el compromiso en la defensa y la promoción de la igualdad, como base de una sociedad madura y avanzada

Nota: Más PP y Cesión de C´s como era de suponer. ¿Donde está la regeneración? Es el programa del PP, y algunas leyes ya están en vigor. Menos mal que no saldrá investido Rajoy y no tendremos que sufrir 4 años más. A votar en navidades, por 3ª vez en 12 meses.

Y el que siga pensando que C´s esta a favor de la Custodia Compartida, como regla general, que se lo pida a papá Noël, el 25D. La esperanza es lo ultimo que se pierde, aunque con el partido naranja, el recorrido es escaso.
Lo pactado con el PSOE hace 8 meses.

sábado, 27 de agosto de 2016

¿Qué pasa con tu casa cuando rompes con tu pareja y tienes hijos menores de edad?


Foto: ¿Qué pasa con tu casa cuando rompes con tu pareja y tienes hijos menores de edad?
EL USO Y DISFRUTE ES SIEMPRE PARA ELLOS y para el progenitor custodio.

Son muchos los problemas a los que se enfrenta una pareja cuando decide poner punto y final a su relación cuando hay una vivienda en propiedad.
Elena Sanz/
los problemas a los que se enfrenta una pareja cuando decide poner punto y final a su relación y existe una vivienda en propiedad de por medio. Entonces avanzábamos cómo la situación se complicaba cuando hay hijos menores de edad. En 2012 se produjeron en España algo más de 110.000 separaciones, divorcios y nulidades. En el 48% de los casos había algún hijo menor de edad. Según los últimos datos disponibles del INE, la custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 75% de los casos, casi en el 10% al padre, y en el 14,6% fue compartida. 
¿Qué pasa con la vivienda de estas parejas cuando deciden separarse? Cuando el inmueble es de los dos o de uno de ellos, el art. 96 del C. Civil dice que el uso y disfrute es para los menores, independientemente de quien sea el propietario de la casa familiar. “En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden”.
Contra esta rigidez los abogados de familia llevan años luchando. "El Código Civil no otorga al juez facultad alguna para interpretar una atribución del uso y disfrute conforme a las circunstancias de cada familia, por ejemplo, garantizando el alojamiento a los menores mediante la atribución de otro inmueble copropiedad de las partes, sino que se ve limitado a esta atribución imperativa del domicilio familiar sin entrar en más consideraciones", explica Paloma Zabalgo.
Debido a la rigidez y automatismo del Código Civil, un juez no puede, por ejemplo, atribuir el uso de la vivienda familiar al progenitor que no tiene la custodia de los menores de edad aunque estos tengan garantizado su derecho a una habitación digna en otra vivienda, por ejemplo, propiedad del otro progenitor. 
Cuando la vivienda es de los 2 o de 1 de ellos, el art. 96 del C. Civil dice que el uso y disfrute es para los menores. Independientemente de quien sea el propietario de la casa familiar. No obstante, tal y como señala la letrada, "las partes pueden pactar otras fórmulas siempre que se garantice el alojamiento de los niños. Sin embargo, esos pactos son muy difíciles de alcanzar por cuanto el cónyuge que va a ostentar la custodia no renuncia a ese derecho de uso. Además, cualquier acuerdo debe contar con el visto bueno del juez", apunta la letrada, que señala, además, los tímidos y lentos avances que se han conseguido a la hora de legislar sobre una realidad social que va mucho más rápido que las respuestas que ofrecen las leyes y los tribunales.  "El cambio más relevante al respecto se lo debemos al Supremo, que hace un par de años especificó que el uso y disfrute de la vivienda se extingue una vez que los hijos son mayores de edad tanto si tienen independencia económica como si no. Antes no era así. El uso y disfrute solamente se extinguía cuando los hijos eran económicamente independientes”, apunta Paloma Zabalgo. "Cuando los hijos superan los 18 años dejan de tener el derecho de uso y disfrute de la vivienda. Si necesitan dinero o dónde vivir, las ayudas vendrán de la pensión de alimentos".
¿Ante qué escenarios podemos encontrarnos? En 1º lugar, hay que dejar claro que, cuando hay hijos menores de edad, da igual el estado civil de la pareja –solteros, casados, parejas de hecho– y el régimen económico del matrimonio –separación de bienes o gananciales–, puesto que se impone el uso y disfrute de la vivienda por parte de los hijos menores de edad. 
Para poder entender mejor la problemática de la vivienda, veamos varios escenarios posibles:
A) Vivienda privativa del padre y custodia exclusiva para la madre con un hijo menor de 3 años.
A pesar de que la vivienda es propiedad del padre, este no podrá recuperar su vivienda hasta que su hijo sea mayor de edad. Puesto que la custodia del menor la tiene la madre, es ella la que vivirá en la inmueble con el menor de edad. 
“Hay quienes lo ven como una inversión o plan de jubilación. Una vez que la recupere podrá venderla y con un poco de suerte, dentro de 15 años, se habrá revalorizado”, explica Paloma Zabalgo. "Es esta actitud o la desesperación". 
Si se trata de una vivienda sobre la que recae una hipoteca, el padre deberá seguir pagando religiosamente al banco la cuota mensual así como los impuestos derivados de poseer un inmueble como el IBI o el impuesto de residuos. Si el bien no está hipotecado sino que, por ejemplo, procede de una herencia, solamente tendrá que hacer frente a los impuestos.
Este padre no puede, pues, disponer de su vivienda y, además, tendrá que pagar una pensión para la manutención del hijo. Pero ¿y si, además de esta vivienda propiedad exclusiva del padre, la pareja tuviera otra en copropiedad?, ¿podría vivir en ella? Si llega a un acuerdo con la otra parte, sí. Pero si esta no quiere, se verá obligado a vivir de alquiler, a pesar de ser propietario de una vivienda y copropietario de otra.
Esto es así porque, como explica Zabalgo, el juez no puede pronunciarse sobre el uso de los demás bienes de la pareja, de tal manera que sería necesario iniciar otro procedimiento judicial orientado a la liquidación de los bienes gananciales.  
B) Vivienda copropiedad de los padres y custodia exclusiva para el padre de 2 hijos menores de 5 y 7 años.
En este caso, el padre viviría en la casa común con los hijos. Los gastos de la hipoteca correrían a cargo de los 2. Una vez que los hijos fueran mayores de edad, y tal como explicábamos en el artículo anterior, “lo más habitual es que el juez fije una asignación temporal de la vivienda, 6 meses o 1 año cada uno, con vistas o condicionado a la venta del inmueble o, lo que es lo mismo, a la liquidación de los gananciales", explica Zabalgo. En este caso, la vivienda ya podría venderse o una de las partes podría quedarse con el inmueble con la compensación económica correspondiente.
C) Vivienda copropiedad de los padres y custodia compartida de 2 hijos menores de 10 y 12 años.
En los casos de custodia compartida, el juez atribuye a los menores la casa y puede dictar que sean los padres quienes entren y salgan del inmueble, lo que, a la larga, también podría provocar la venta de la casa”, explica Paloma Zabalgo, quien reconoce que hay padres que buscan o piden la custodia compartida para poder vender la casa, especialmente cuando la vivienda es privativa, por ejemplo, del padre, y con la custodia exclusiva no podría disponer de ella. 
D) Vivienda privativa de la madre y custodia compartida con un hijo menor de 8 meses.
De nuevo, el juez otorgará el uso y disfrute de la vivienda familiar al menor de edad. El juez puede establecer que los progenitores alternen su estancia en la vivienda –semanas, meses...–. En ese caso, si sobre la vivienda recae una hipoteca, la madre tendrá que seguir pagando mes a mes al banco así como los impuestos correspondientes. 
E) Pareja divorciada con un hijo menor de 3 años. Vivienda privativa del padre y custodia exclusiva para la madre. Ella prefiere irse de alquiler y la vivienda pierde el concepto de uso y disfrute.  
En algunas ocasiones, la vivienda familiar puede perder esta condición. Es decir, imaginemos que un juez otorga el uso y disfrute de la vivienda –propiedad del padre– a un menor de edad, cuya custodia recae en exclusiva sobre la madre. Imaginemos que, por motivos laborales, esta decide trasladarse a una vivienda de alquiler más cerca de su puesto de trabajo. La vivienda del padre perdería el concepto de vivienda familiar y este podría recuperarla. Lo mismo podría suceder si la madre rehiciera su vida y se trasladara a la casa de su nueva pareja. 
F) Pareja de hecho con un hijo menor de 2 años. La custodia exclusiva es para la madre, quien tiene otra vivienda alquilada. El domicilio familiar es el privativo del padre. 
El juzgado atribuye el uso del domicilio familiar a la madre a pesar de que esta es propietaria de otra vivienda. El padre debe abonar el 100% de la hipoteca, además de la pensión de alimentos y buscarse otra casa. Mientras, con el alquiler de su casa, la madre va pagando su hipoteca.

Custodia compartida: ¿será por el dinero? (II)



Marisa Soleto, Directora de la Fundación Mujeres/28.06.2012La tasa de actividad de las mujeres separadas y divorciadas en España es la más alta entre los grupos de mujeres por su estado civil. La más baja es la de las viudas, seguida de la de las casadas. Ha sido así desde que existe el divorcio, lo que dice mucho del alcance que desde el principio han tenido las famosas pensiones compensatorias y de alimentos. Sin embargo, existe una extendida creencia de que las mujeres, cuando se separan, viven a cuerpo de reina sacándole los higadillos a su ex.
Un par de datos lo desmienten. Pensiones compensatorias casi no hay. Se dictaminan cada vez menos, apenas un 10% en los divorcios del año 2010, según datos del INE. Cuando se establecen suele ser frecuente que se haga con carácter temporal, incluso en casos de mujeres amas de casa con edades superiores a los 50 años. 
En cuanto a las pensiones de alimentos a favor de los hijos e hijas, están dirigidas, como su propio nombre indica a sufragar los gastos de mantenimiento de los menores y sus importes no son muy altos. Además, los criterios con los que se establecen son los de la aportación de ambos progenitores de acuerdo con sus ingresos. Es decir, en contra de la creencia general, no es cierto que uno paga y otro, habitualmente otra, cuida, sino que los 2 contribuyen a los gastos de los menores de acuerdo con sus posibilidades económicas y buscando una situación de equilibrio entre ambas economías. No digo que no haya casos en los que este equilibrio esté roto, pero incluso Internet está lleno de páginas WEB que recomiendan a los progenitores que pagan pensiones de alimentos que pidan modificación de medidas si las situaciones económicas cambian, tanto las propias como las del progenitor custodio. Por lo que se trata de un ingreso condicionado. En cuanto a los importes, siguen existiendo casos de pensiones de 150 euros mensuales y, en cualquier caso la recomendación que se maneja en los juzgados es que la pensión no supere el 30% del salario de quien paga la pensión. El sueldo medio neto en España es de unos 1.400 euros, para los hombres, aunque la mayoría está por debajo de esta retribución.
Queda el tema de la vivienda y la hipoteca. El uso de la vivienda familiar a favor de los hijos e hijas hace que sea el progenitor custodio, habitualmente la madre, se quede con el uso de la vivienda, al menos hasta que los menores a cargo alcancen la mayoría de edad. La hipoteca, hay que pagarla al 50% entre ambos, especialmente a partir de una sentencia del Tribunal Supremo del año pasado. Se trata de un aplazamiento de la disolución de la sociedad de gananciales y suele pasar que se solicita de forma inmediata en cuanto los menores alcanzan la mayoría de edad, recuperándose en ese momento el capital invertido. También están empezando a proliferar desahucios motivados por el impago de la mitad de la hipoteca, la del progenitor no custodio, ya que a pesar de que existe un derecho preferente de los menores al uso de la vivienda, la legislación no ha previsto que esto afecte a los procedimientos mercantiles que siguen su curso si uno de los propietarios deja de pagar su parte de la hipoteca y el otro no puede hacer frente a ella. Aquí también la banca manda y gana.
Según la memoria de la Fiscalía General del Estado, en el año 2010, se iniciaron más de 18.000 procedimientos por impago de alimentos, es decir, que sigue siendo frecuente que las madres que se queda con la custodia, no perciba las pensione de alimentos fijadas en la sentencia y, además es frecuente que este impago no se denuncie, salvo particular encono o situación de emergencia económica.
No es de extrañar, por lo tanto, las altas tasas de actividad laboral de las mujeres separadas, que se corresponden con una situación de necesidad económica. Pero además, con estas condiciones no es creíble que las mujeres se queden con la custodia por la pasta.
A pesar de todo esto, la red está llena de quejas de hombres que consideran abusiva la situación económica en la que se quedan pos ruptura matrimonial y claman por la custodia compartida como solución. Pero los niños y las niñas suelen comer lo mismo y gastar lo mismo en zapatos, sea cual sea el régimen de custodia.
Con un régimen de custodia compartida la situación sería la siguiente. Se vende la vivienda familiar y se cancela la hipoteca pendiente y se reparte lo que quede, si es que queda algo. A partir de ahí cada uno de ellos sufragará los gastos derivados de la convivencia con sus hijos que le toque, pongamos un mes sí y un mes no. 
Veamos, una media de gastos de cotidianos de 450 euros mensuales por menor a cargo, (el coste mínimo por hijo calculado en el 2006 según un informe que presentó ayer la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu)) un alquiler de al menos 600 euros para una vivienda familiar, aunque si es en Madrid, o Barcelona este importe puede suponer un mínimo de 1000 euros mensuales. Es decir, en cualquier caso muy difícil de asumir para la mayor parte de las economías individuales en una situación económica que nos ha instalado en un mileurismo crónico para muchas personas.
Hay también quien aboga por mantener la vivienda familiar y sean los progenitores quien se mueva, es decir, sigo pagando la mitad de la hipoteca (una media de 310 euros al mes si consideramos los datos de la hipoteca media en España), me hago cargo de los gastos de la convivencia el tiempo que vivo con ellos unos 400 euros al mes por cada menor, y pago un alquiler de un apartamento de no menos de 400 euros, que pueden llegar a ser 800 si vivo en una ciudad cara.
Bien. Para los que las cuentas no salen con el pago de la pensión de alimentos, tengo una mala noticia, tampoco salen con la custodia compartida. Tener hijos y mantener un espacio doméstico adecuado, es caro, si hay un divorcio de por medio probablemente más, pero la custodia compartida no es económicamente más interesante para nadie, a no ser que se valore la posibilidad de dejar de dar de comer a los niños, y en la mayor parte de los casos provocará las mismas o peores condiciones económicas que en la situación actual para ambos progenitores, dependiendo de su nivel de renta.
Seguramente lo más importante para quien está reclamando la custodia compartida no es el dinero, me dirán. Lo creo. De verdad. Como tampoco lo ha sido para las mujeres que hasta ahora han querido tener viviendo con ellas a sus hijos e hijas. Así que dejen de utilizar este argumento.
Nota: Se te olvida a proposito el Uso y disfrute de la que fue Vivienda familiar si tienes la Custodia de los menores. ¿Burbuja Inmobiliaria?

Estudio de Custodia Compartida - Asociación de Mujeres Juristas Themis

Derecho la figura de la, mal llamada, "custodia compartida".  
c) Cuando la filiación se haya determinado por Sentencia 
firme ....  
Si se trata de un desacuerdo puntual, sobre un asunto 
concreto, tras oír a los progenitores.
Nota: Curiosa la fecha: 18 de Julio..... la memoria no falla ó Sí?

Acuerdo entre PSOE y Ciudadanos

Acuerdo entre PSOE y C´s:
Medida 19: Embarazo, maternidad subrogada y muerte digna
Salvo en el caso de la muerte digna, donde los 2 partidos apuestan por impulsar una ley que facilita la ayuda en el morir, en los otros 2 puntos no ha habido acuerdo y se deja la puerta abierta a que PSOE y Ciudadanos puedan promover iniciativas por cuenta propia:
- Interrupción voluntaria del embarazo: Ambas organizaciones defienden la Ley de plazos para la interrupción voluntaria del embarazo. Por su parte, el Partido Socialista se reserva la posibilidad de impulsar la reforma de la Ley del aborto en relación con las jóvenes de 16 y 17 años.
- Maternidad subrogada y custodia compartida: Ciudadanos se reserva la posibilidad de impulsar la regulación de la maternidad subrogada, así como de la custodia compartida de menores como régimen general en los procedimientos de separación y divorcio.
Nota: Hara lo mismo C´s en el pacto con el PP. Lo curioso es saber que entiende C´s por regimen general. Tiempo al tiempo, aunque no lo tengamos.......